click on the menu
to reveal the arrow buttons and scroll to more pages

Español

Mil anos de historia

Los orígenes

St Mary-le-Bow fue construida aproximadamente en 1080 por Lanfranc, arzobispo de Canterbury en tiempos de Guillermo el Conquistador, a quien había acompañado desde el monasterio de Bec in Normandía. Esta iglesia normanda, que quizás reemplazó a una construcción de origen sajón, formó parte de la política de dominación de Londres y fue construida con la misma piedra, importada desde Caen, que la Torre de Londres de Guillermo el Conquistador. Los ciudadanos de Cheapside pudieron haber tenido verdadera aversión por la nueva iglesia de St Mary-le-Bow por considerarla símbolo de opresión.
La cripta actual (bajando cualquiera de las dos escaleras) aunque muy cambiada y no completa da una idea de la estructura (dos pasillos laterales y una nave), que entonces sería la única construcción parcialmente subterránea que conocerían los habitantes de Londres en época medieval. El término ‘le-Bow’ o de arcubus quizás se refiera a los arcos normandos que fueron en su día una novedad. Pero la cripta era una especie de sótano, una estructura complementaria sobre la que se sustentaba la iglesia superior (de ahí que puedan verse las troneras de las ventanas). Del interior de la iglesia superior no queda ninguna imagen anterior al gran incendio de 1666.

Sabemos que la iglesia guardaba una imagen de Nuestra Señora, pintada y coronada en virtud de un legado en 1348 y altares dedicados a San Nicolás, Santa Inés, Santo Tomás Becket (un feligrés), Santa Catalina y a la Santísima Trinidad. Desde 1251 aproximadamente St Mary-le-Bow fue la sede de la corte de apelación final de la provincia del sur de la Iglesia (la Court of Arches) y estaría animada por los rumores del clero y los canónigos que actuaban como abogados. El uso de la iglesia tanto para sesiones como ceremonias ha sido restaurado en las últimas décadas. Antes del gran incendio se llevaron a cabo tres proyectos de construcción en este lugar:

– La iglesia de Lanfranc de 1080 aproximadamente, que sufrió graves daños
  por un tornado en 1091.

– Una iglesia sustancialmente nueva construida después de un incendio
  en 1196.

– La reconstrucción de la torre (en la esquina sudoeste) después de que se
  derrumbara a la calle en 1271, que no se terminó hasta 1512.

La iglesia de los Cockneys
St Mary-le-Bow llegó a tener gran relevancia porque daba el toque de queda cada día a las 9.00pm desde, al menos, 1363, y porque dependía directamente del Arzobispo (es decir, aunque situada en el centro de Londres, pertenecía de hecho a la diócesis de Canterbury y continuó perteneciendo a la misma hasta 1850) y, por ello, la corte (Court of Arches). El sonido de las campanas de esta iglesia era característico de la zona en la que se dice que nacen los ‘cockneys’. St Mary-le-Bow fue junto con St Paul telón de fondo para los torneos y procesiones que se celebraban en Cheapside (cada monarca o consorte hasta James II iba en procesión para ser coronado).
La Reforma
En ese momento St Mary-le-Bow estuvo a la cabeza de los tiempos e ideas cambiantes y uno de sus rectores, quien consiguió escapar a la crueldad de la reina Mary Tudor, despojó sistemáticamente a la iglesia de todas sus estatuas, vestiduras, candelabros y de “un par de órganos”. También estuvo aquí Reginald Pole, el cardenal que llegó a ser arzobispo “católico”, aunque la iglesia estaba tan despojada que tuvo que ser ahorcado con “oro y arras” el día de Nuestra Señora en 1556 y la obediencia a Roma fue restaurada brevemente en Inglaterra.

Después del gran incendio de 1666 se hizo apuntalar la torre antigua, que tuvo que ser muy apreciada, pero Sir Christopher Wren (1632-1723) pretendió levantar su estructura más alta, después de la de St Paul, cambiando la torre a la calle y, según parece, recordando el antiguo palco real de Cheapside, con un balcón que daba a la fachada norte.

Diseño de Wren
Wren mostró poco interés en la cripta (que parece que consideró de época romana) y simplemente fomentó su uso como cámara sepulcral. El único acceso a ella era una trampilla y una escalera de mano hasta que George Gwilt (1775-1856) construyó la escalera actual. Puede verse un fragmento de la escalera medieval –que subía quizás hasta la primera torre – en el rincón noroeste de la cripta.

El diseño de Wren para la iglesia superior, inspirado en la Basílica de Majencio en Roma y prácticamente cuadrado, tuvo en cuenta la necesidad de un espacio para la oración, más que de un lugar para el ritual católico. La fachada oeste de la iglesia es bastante modesta y podría ser obra de uno de los colaboradores de Wren. Pero el propio Wren fue con seguridad el responsable de la inmensa y elaborada torre (68 metros), coronada por un dragón, símbolo de la ciudad, que alberga las mundialmente famosas “campanas de Bow”. La torre es probablemente el proyecto más ambicioso de Wren después de St Paul; las entradas inspiradas en el Hôtel de Conti de París (1665 aproximadamente) y el vestíbulo en la base de la torre se encuentran entre sus más notables creaciones. La iglesia fue destruida casi totalmente por los ataques enemigos en mayo de 1941 y no fue reconstruida (la cuarta iglesia) hasta 1964 por Laurence King, quien restauró el lado sur de la cripta como capilla del Espíritu Santo. La mayor parte de la decoración de la cripta y de la iglesia superior (incluyendo las vidrieras y el órgano) se debe a John Hayward (1929-2007).

Un paseo por la iglesia
Al entrar en la iglesia bajo la galería del órgano, en el crucero sudoeste (a la derecha) hay un busto realizado por C.L. Hartwell (1932) del almirante Arthur Philip RN (1738-1814), comandante de la primera flota de presidiarios y gobernador de Nueva Gales del Sur, quien fue bautizado en la parroquia, por ello St Mary-le-Bow es la iglesia australiana en Londres por antonomasia. La figura (o Corpus) de Cristo crucificado en el muro del este es una obra reciente realizada por Simon Robinson, junto con los candelabros para el altar y para la Pascua.

Encima del altar cuelga un crucifijo con las figuras de Cristo crucificado, Nuestra Señora y los que están al pie de la cruz, que fue regalado por el pueblo de la República Federal de Alemania en 1964, el primer crucifijo en esta iglesia desde la Reforma. En la capilla sur (a la derecha del altar), detrás de una verja de hierro hay un impresionante sagrario o tabernáculo en el que se guardan las hostias o pan consagrado en la Eucaristía. El diseño del sagrario recuerda la famosa torre de la iglesia.

Al otro lado del altar, en la capilla norte, hay un relieve en bronce de San Jorge y el dragón realizado por Ragnhild Buttenschøn, regalado por el Rey y el pueblo de Noruega para conmemorar la labor de la Resistencia noruega y el que una grabación de las campanas de St Mary-le-Bow sonó en toda Europa antes de 1944 para indicar que la liberación estaba cerca.

Es muy interesante que la iglesia tenga ahora dos púlpitos, un antiguo recurso cristiano para la lectura de la Epístola y el Evangelio, usado también hoy día para los programas más atareados de intercambio, lectura y debate.

La vidriera muestra en el centro a Cristo en majestad sobre la Ciudad de Dios del Libro de la revelación, rodeado por los dones del Espíritu Santo representados como llamas de fuego; a la izquierda la Virgen María descansando bajo los arcos de la cripta y sosteniendo la iglesia de Wren; a la derecha San Pablo, patrón de Londres, rodeado por las iglesias que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial. En el muro oeste las vidrieras muestran al Mayor y su oficina (izquierda), incluyendo las figuras sedentes de San Pablo y Thomas Becket (nacido en Cheapside, habría conocido la iglesia medieval bien); la otra ventana (derecha) muestra la administración de la ciudad, en medio de la cual está de nuevo San Pablo.